Proyecto Market 2000

MANOLO GARCÍA
"Arena en los bolsillos"


Arena en los bolsillos
Marzo 1998
Duración: 60'59''
© BMG Ariola



1. Prefiero el trapecio (4:58)
2. Carbón y ramas secas (4:45)
3. Del Bosque de tu Alegría (4:32)
4. Pájaros de Barro (4:08)
5. Sobre el oscuro abismo en que te meces (4:30)
6. A quien tanto he querido (3:46)
7. Como quien da un refresco(4:40)
8. Zapatero(4:58)
9. A San Fernando, un ratito a pie y otro caminando (3:49)
10. La llanura (3:27)
11. Viernes(3:39)
12. La sombra de una palmera(4:11)
13. Carbón y ramas secas (5:32)
14. Pájaron de barro (Instrumental) (4:04)



Prefiero el Trapecio
(Manolo García)
Duración: 4'58''

 Con las hermanas Gilda duermo en una cama grande. 
 Bailamos con las canciones del Sisa y el Peret. 
 En un edificio con ventanas sin cristales, 
 Carpanta y yo vivimos a base de latas de calamares. 
 En el trece, rue del Percebe, 
 vivo en la ausencia del deseo canalla. 
 En la indigencia del garfio y la pata de palo. 
 Y si la vida es un sueño, 
 como dijo algún navegante atribulado, 
 prefiero el trapecio 
 para verlas venir en movimiento. 

 Voy viviendo a mi manera. 
 Si conviene regando. Pa' que crezca la higuera. 
 Pa' que crezca y de sombra, 
 pa' que dé sombra y frutos 
 y muchas primaveras, 
 y muchas primaveras. 

 Ante una hoguera que alimento 
 con muebles de algún desalojo indecente, 
 me caliento junto al Correcaminos, 
 Rompetechos y otros colegas. 
 En fin, buena gente. 
 Somos gente ficticia. 
 Náufragos urbanos. 
 Perdidos, renegados, inadaptados, 
 olvidados. Gente ficticia, 
 gente fetén si el mundo fuese de cartulina. 
 Prefiero el trapecio 
 para verlas venir en movimiento. 

 Voy viviendo a mi manera, 
 si conviene regando. Pa' que crezca la higuera. 
 Pa' que crezca y de sombra, 
 pa 'que de sombra y frutos 
 y muchas primaveras, 
 y muchas primaveras. 

 Caballeros de bombín gastado. 
 Calcetín a rombos. 
 De guante roto. 
 De bufanda mugrienta en las húmedas noches de marzo. 
 Como el lindo gatito fracasamos invariablemente 
 para diversión del personal 
 que nos mira de reojo. 
 Y como el Coyote, nunca llegamos a la hora, 
 ni al lugar, ni en el momento preciso. 
   

[Lista de canciones]  [Página principal


Carbón y ramas secas
(Manolo García)
Duración: 4'45''

 Sírvete entretanto 
 lo que te apetezca. 
 Redimirte quiero 
 mas sin sobresaltos. 
 Sobre los tejados se escapa la tarde. 
 Humo de un cigarro que fuma Gardel. 
 En el dulce licor que me hiere salvaje, 
 en los garabatos que hago en el mantel. 
 Y esperaré. Y si no vuelves, 
 bajo el olivo me quedaré dormido. 
 Esperaré por si te pierdes. 
 Saldrá la luna, fanalico encendido.
 
 Te regalo mi capa, 
 mi capa de color grana. 
 Mi triste sonrisa 
 alzada en las ramas, 
 en los gallardetes, 
 en las banderolas. 
 Yo te haré un vestido 
 de un rojo amapola. 
 
 Nana del marinero, 
 nudo de antojos, 
 que nadie te amará tanto como yo. 
 Si ahora pudiese estar mirando tus ojos 
 iba a estar escribiendo aquí esta canción. 
 Esperaré. Y si no vuelves, 
 bajo el olivo me quedaré dormido 
 y dormiré entre libros prohibidos. 
 Al olvido de un tiempo que añoro. 
 El que viví contigo. 

 Mi caballo negro yo te lo regalo. 
 Carbón, ramas secas al enamorado. 
 Perdonarte quiero 
 más no tengo prisa. 
 Disculpa un momento, 
 que me desenredo.
 
 Sírvete entretanto 
 lo que te apetezca 
 Redimirme quiero 
 mas sin sobresaltos. 
 Tuyo es el triunfo, sabor amargo 
 del seco fruto del desencanto. 
 Laurel del triunfo, sabor amargo 
 del seco fruto del desencanto. 

[Lista de canciones]  [Página principal


Del Bosque de tu Alegría
(Manolo García)
Duración: 4'32''

 Porque de ti volví a aprender el nombre de las cosas. 
 Porque de ti volví a aprender lo necesario. 
 Pan, casa, destino, camino. 
 De ti volví a aprender. Del bosque 
 de tu alegría. De manos 
 de tu sereno misterio.
 
 Quedaba mucho por hacer: 
 arreglar la huerta, 
 hablar con los perros, 
 pasear por las orillas del otoño. 
 Quedaba mucho por hacer. 
 Quedaba mucho.
 
 Porque de ti volví a aprender lo necesario. 
 A prescindir de lo inútil, 
 que nada es precario. 
 Del brillo de tus ojos 
 a disfrutar el tiempo lento. 
 Y cuatro cosas útiles de tu gesto cierto. 
 Y muchas cosas más de ti aprendí. 
 Y quedaba mucho por hacer.
 
 A tirar el lastre, de eso que es la existencia. 
 Del tráfico, del peso de los lunes. 
 Gris, cielo, hoguera, camino. 
 De películas malas. 
 A robarle el tiempo al minutero, 
 que los relojes matan el tiempo.
 
 Quedaba mucho por hacer: 
 recoger los sueños en las noches frías 
 como cuando no hay peces recojo las redes vacías. 
 Quedaba mucho por hacer. 
 Quedaba mucho. 
 
 Aprendí a sumar lo lógico y lo incierto. 
 A poner la mesa. 
 Aprendí a tolerar la presencia necesaria 
 de las arañas. 
 Aprendí a soportar sólo lo soportable. 
 Y quedaba mucho por hacer, 
 rechazar el tedio, luchar contra él. 
 Y quedaba mucho por hacer. 
 Limpiar de malas hierbas el prado, 
 arrancar las rejas y cercados. 
 Hacer montones: perros con gatos. 
 Hacer montones: soles y estrellas. 
 Borrar las señales de vuelo 
 para que los pájaros sean dueños del cielo. 
 Y quedaba mucho por hacer... 
 Y quedaba mucho por hacer... 
 Y quedaba mucho por hacer... 
 Y quedaba mucho por hacer... 
   

[Lista de canciones]  [Página principal


Pájaros de Barro
(Manolo García)
Duración: 4'08''

 Por si el tiempo me arrastra 
 a playas desiertas, 
 hoy cierro yo el libro 
 de las horas muertas. 
 Hago pájaros de barro. 
 Hago pájaros de barro y los hecho a volar. 

 Por si el tiempo me arrastra 
 a playas desiertas, 
 hoy rechazo la bajeza 
 del abandono y la pena. 
 Ni una página en blanco más. 
 Siento el asombro de un transeúnte solitario.
 
 En los mapas me pierdo. 
 Por sus hojas navego. 
 Ahora sopla el viento, 
 cuando el mar quedó lejos hace tiempo. 

 Ya no subo la cuesta 
 que me lleva a tu casa. 
 Ya no duerme mi perro junto a tu candela. 
 En los vértices del tiempo anidan los sentimientos. 
 Hoy son pájaros de barro que quieren volar. 

 En los valles me pierdo, 
 en las carreteras duermo. 
 Ahora sopla el viento. 
 Cuando el mar quedó lejos hace tiempo. 
 Cuando no tengo barca, remos ni guitarra. 
 Cuando ya no canta el ruiseñor de la mañana. 
 
 Ahora sopla el viento. 
 Cuando el mar quedó lejos hace tiempo. 
 En los valles me pierdo, 
 en las carreteras duermo. 
   

[Lista de canciones]  [Página principal


Sobre el Oscuro Abismo en que Te Meces
(Manolo García)
Duración: 4'30''

 En los talles de las mujeres te complaces. 
 En cuadros antiguos y en herrumbrosas llaves. 
 En el pasar sereno del cometa. 
 En el cajón secreto de tu armario. 
 En la luz brillante de las olas. 
 En el oscuro abismo en que te meces. 
 De palabras viejas y antiguos verbos, 
 como el vino viejo que bebes, 
 es tu aroma seco de una vida larga. 
 Sobre el oscuro abismo en que te meces. 
 Sobre el oscuro abismo en que me mezco. 
 Sobre el oscuro abismo en que te meces. 
 Sobre el oscuro abismo en que me mezco. 
 Junto a las acacias de la orilla 
 de flores te disfrazas. 
 Y como si todo fuese cierto 
 te miras en el miedo. 
 Florecen las malvalocas 
 en la selva de tu pelo, 
 mientras te bebes los días 
 como azúcar caramelo. 
 Al refresco de lima, 
 al refresco salvaje 
 que la vida se enreda 
 como bolo de encaje. 
 Florecen las primaveras 
 de risas y de aguaceros, 
 como florecen los campos 
 de la tierra que más quiero. 
 A tu lado mi vida 
 va pasando discreta 
 entre los naranjos 
 que yo tengo en mi vega. 
 En los talles de las mujeres te complaces. 
 En los cuadros antiguos y en las herrumbrosas llaves. 
 En el pasar sereno del cometa. 
 En el cajón secreto de tu armario. 
 De palabras viejas y antiguos verbos, 
 como ese vino viejo que bebes, 
 es tu aroma seco de una vida larga. 
 Es tu aroma en la vibrante luz de las olas. 
 Sobre el oscuro abismo en que te meces. 
 Sobre el oscuro abismo en que me mezco... 
   

[Lista de canciones]  [Página principal


A Quien tanto He Querido
(Manolo García)
Duración: 3'46''

 No quiero tu amor. 
 Ni escuchar tu voz, ni vivir por ti. 
 No quiero tu amor. 
 Porque cuanto más te alejas más libre me siento. 
 De ti ya nada espero 
 que el camino acaba aquí. 
 Ya no soy 
 ni canción ni sueño. 
 Ya no estás. 
 Ya no siento el zarpazo de tu silencio. 
 Hoy es como si todo hubiese pasado hace tiempo. 
 Te llevas el capote bolero de mis pasiones. 
 Ni me interesa, ni lo lamento. 
 Hoy quiero tu amor. 
 Y escuchar tu voz y vivir por ti. 
 Hoy quiero tu amor. 
 porque cuando más te alejas más triste me siento. 
 De ti ya nada espero 
 que el camino acaba aquí. 
 Ya no soy ni fin ni destino. 
 Ahora sé que acabó lo que compartimos. 
 Ya olvidé tu voz, tu piel, 
 aunque llore por ti alguna vez. 
 Mi corazón libre es pero siente la pena. 
 De caricias aéreas enmarañé tu cuerpo. 
 A quien tanto he querido le escribo. 
 Ya no peino tu pelo, 
 son los dedos del viento. 
   

[Lista de canciones]  [Página principal


Como Quien da un Refresco
(Manolo García)
Duración: 4'40''

 Me detengo en las miradas, 
 me escapo detrás. 
 Son como bandadas de grises palomas. 
 Azules, rojas, de todos los colores. 
 Sólo busco refrescar estos calores. 
 Me detengo en las miradas. 
 Con los ojos que me miran 
 me puedo escapar. 
 Sólo busco fijar esos vivos momentos. 
 Miradas limpias o pálidas miradas. 
 Sólo busco alegrarme la mañana. 
 Te confieso que no atino 
 a encontrar la calma. 
 Nada ansío más 
 y es lo que menos tengo. 
 Se va el alma silenciosa por la ventana 
 detrás de algunos ojos azul sediento. 
 ¡Ay! del que se enamora hasta en un desierto. 
 Dame descanso como quien da un refresco. 

 Tu mirada vuela. Vuela, calma, vuela. 
 En las calles es una flecha que alivia el tiempo de los poetas. 
 Tu mirada vuela. Vuela, calma, vuela. 
 En las calles es una flecha que alivia el tiempo de los poetas. 

 Me detengo en las miradas. 
 Me escapo detrás. 
 Busco en ese mar de miradas perdidas. 
 Azules, verdes, de todos los colores. 
 Son tan libres como libres son los hombres. 
 Me detengo en las miradas. 
 Que el amanecer me encuentra siempre despierto. 
 Que me desvela el hambre que de ti tengo. 
 Se va el alma silenciosa por la ventana. 
 Se va detrás del lucero de la mañana. 
 Dame descanso como quien da un cigarro. 

 Tu mirada vuela. Vuela, negra, vuela. 
 En las calles es una flecha  que alivia el tiempo de los poetas. 
 Tu mirada vuela. Vuela, negra, vuela. 
 Es la flecha que hiere el tiempo. 
 Que lo detiene, que lo hace espeso. 
 Que lo detiene, que lo hace eterno. 
 Tu mirada. 
 Tu mirada. 
 Tu miradaaaa... 
   

[Lista de canciones]  [Página principal


Zapatero
(Manolo García)
Duración: 4'58''

 Penacho de plumas, penacho de espuma 
 como de cerveza, 
 como rubia trenza que no cesa. 
 De subir, de subir a lo alto 
 hasta la azotea a mirar el cielo. 
 Donde vives ahora, 
 en una casa baja; 
 donde pasas las noches 
 en tu cama de escarcha. 

 Mándame en un sobre 
 tu sonrisa rota. 
 Rápido García. 
 Yo te la compongo. 
 Se reparan botas, 
 bolsos de cuero y alpargatas, 
 canastos de mimbre, diademas de borlas. 

 Que no hay nada más. 
 Que no hay nada más 
 mientras nuestros labios se quieran besar... 
 Que no hay nada más. 
 Que no hay nada más 
 mientras nuestros labios se quieran besar... 
 Que no hay nada más 
 mientras nuestras bocas se quieran besar.
 
 Con nieve de nardo 
 yo te la remiendo. 
 Con tela del aspa 
 de un molino viejo. 
 Con polvo del brillo 
 de un trozo de espejo. 
 Con el rabo blanco 
 de un gato perplejo. 

 Que no hay nada más. 
 Que no hay nada más 
 mientras nuestros labios se quieran besar... 
 Que no hay nada más. 
 Que no hay nada más 
 mientras nuestros labios se quieran besar... 
 Que no hay nada más. 
 Que no hay nada más 
 mientras nuestros labios se quieran besar... 
 Que no hay nada más. 
 Que no hay nada más 
 mientras nuestras bocas se quieran besar.
 
 Mándame en un sobre 
 tu sonrisa rota. 
 Yo te la compongo 
 que soy zapatero. 
 Que soy zapatero, 
 que soy zapatero remendón... 
 Que soy zapatero, 
 que soy zapatero remendón... 
 Que soy zapatero, 
 que soy zapatero remendón. 
   

[Lista de canciones]  [Página principal


A San Fernando, Un Ratito a Pie y Otro Caminando
(Manolo García)
Duración: 3'49''

 Pártete conmigo un cuartito de silencio. 
 Préstame esta noche tu maleta de los sueños. 
 O me echas un pulso, o jugamos un sencillo. 
 Frótate conmigo hasta que me saques brillo.
 
 Llévame esta noche a San Fernando, 
 iremos un ratito a pie y otro caminando. 
 Súbeme al monte de las siete verdades 
 o enséñame a besar como tú sólo sabes. 
 Llévame esta noche a San Fernando, 
 iremos un ratito a pie y otro caminando. 

 Que si me paro el muermo me puede. 
 Y si me puede me meto en la cama 
 que es donde mejor se está cuando llueve. 
 Que ya no me paro ni un momento 
 antes de que se nos lleve el viento. 

 Llévame a ese cine, 
 al de las sábanas blancas. 
 O córtame el pelo. 
 O vamos a robar naranjas. 
 En cuanto amanezca 
 nos subimos a la parra 
 pa' hacer el amor 
 sobre el lucero del alba. 

 Llévame esta noche a San Fernando, 
 iremos un ratito a pie y otro caminando. 
 Súbeme al monte de las siete verdades 
 o bésame. O bésame como tu sabes, 
 como tan sólo tú sabes. 
 Como tan sólo, tan sólo tú sabes. 
 Enséñame las fotos que tienes en tu caja de galletas. 
 Enséñame a hacer como tú haces la veleta. 

[Lista de canciones]  [Página principal


La Llanura
(Manolo García)
Duración: 3'27''

 Aquí me tienes. 
 A ratos encendido, a veces feliz. 
 Aquí te espero. 
 A ratos generoso, a veces audaz. 
 Al plomo de la realidad. 
 Mendigo de amor hoy seré. 
 Te espero junto a la farola. 
 Palmeo por rumbas a James Brown. 
 Si puedes mejor ven sola. 
 Si me quieres pérfido soy santo. 
 Si angelical me quieres, 
 la rama podrida del árbol.
 
 Volveré. 
 Volveré cuando el gallo no coma. 
 Volveré. 
 Volveré cuando el gallo no quiera comer.
 
 Léeme a Polibio en el andén 
 y así esperamos que llegue tu tren 
 que tanto tarda. 
 Mejor leemos a Platón. 
 No calla. Léeme el Lecturas 
 que tanto nos gusta. 
 Un paralítico tren va silbando 
 sobre la vía trazada con tiralíneas. 
 Al Basiti, la llanura. 
 Un mundo plano como punta del alfiler. 
 El viento vuela tu falda. 
 Nos salva el altavoz del andén. 
 Y ahora gírate y anda 
 hacia el tren que nos separará. 
 Se aleja tu mirada detrás de la ventana.
 
 Volveré. 
 Volveré cuando el gallo no coma. 
 Volveré. 
 Volveré cuando el gallo no quiera comer. 
 Llegaré con un saco cargado de agujas. 
 Llegaré caminando sobre un alfiler. 
   

[Lista de canciones]  [Página principal


Viernes
(Manolo García)
Duración: 3'39''

 Como cada viernes 
 salgo a dar una vuelta. 
 A quemar la semana. 
 Y caminar a la deriva. Caminar. 
 Siéntate. 
 Siéntate, ven, cuéntame. 
 Siéntate. Cuéntame. 
 Ven, siéntate. ¿De dónde sales tú? 

 Salgo. Vuelve a ser viernes. 
 Salgo a respirar aire y callejear. 
 Y caminar a la deriva; andar y andar. 
 Siéntate. 
 Siéntate, ven, cuéntame. 
 Siéntate. 
 Ven, siéntate, cuéntame, ¿de dónde sales tú? 

 Usa mis manos, mi nombre, mi ropa, mi ordenador. 
 Háblame toda la noche si me quieres convencer. 
 Un rato, una hora, un día. Un tiempo sin determinar. 
 Tarda una vida en contarme lo que me quieras contar. 
 ¡Ay! si tu quisieras... 
 Mi corazón es un tam-tam. 
 Una postal desde Idaho. 
 Un disco viejo. 
 Una moto disparada. 
 Un final de mes. 
 Un túnel sin tren. 
 Una granada. 
 Un corazón que se desgrana. 
 Es un avión sobre la Pampa. 
 Hola y adiós, hasta mañana. 
 Quemar semanas. 
 Dame alguna pista o dime ya te llamaré. 
 O llámame. 
 Tu nombre al menos, si vas a desaparecer. 
 Hoy es viernes 
 y los sueños brillan más. 
 Hoy es viernes y quiero bailar. 
 Sólo bailar. 
   

[Lista de canciones]  [Página principal


La Sombra de una Palmera
(Manolo García)
Duración: 4'11''

 El calor que tú me has dado 
 no volvió en ningún momento. 
 No encontré otro mirlo blanco. 
 No lo hay bajo el firmamento. 
 Del vuelo de tus palomas, 
 del ala de tu sombrero, 
 me columpié en el alero 
 de los aires que te dabas. 
 Abanicos por pestañas 
 que cada vez que me mirabas 
 se me doblaban las cañas 
 varitas de paragüero. 
 La sombra de una palmera 
 es alimento del alma. 
 Ahora que todo ha pasado; 
 neblina del sentimiento. 
 Añoranza de otro tiempo 
 en que me honraba tu presencia 
 que fue tu amistad sincera, 
 desinteresada y cierta. 
 De la sombra, de la sombra que yo amé. 
 De la sombra, de la sombra que se fue.
 
 La sombra de tu palmera 
 me cobija, es un encuentro. 
 Con sus brazos me rodea, 
 me apacigua el sufrimiento. 
 Es un desierto de esperas, 
 de amaneceres ardientes, 
 de mañanas que florecen 
 como troncos de serpientes. 
 La sombra de una palmera 
 es alimento del alma, 
 es un desierto de arena. 
 Ahora que todo ha pasado, 
 neblina del sentimiento. 
 De la sombra, de la sombra que yo amé. 
 De la sombra, de la sombra que se fue. 
   

[Lista de canciones]  [Página principal


Carbón y Ramas Secas (v. 2)
(Manolo García)
Duración: 5'32''

 Sobre los tejados se duerme la tarde. 
 Humo de un cigarro que fuma Gardel. 
 En el dulce licor que me hiere salvaje, 
 en los garabatos que hago en el mantel. 
 Y esperaré. Y si no vuelves, 
 bajo el olivo me quedaré dormido. 
 Y esperaré por si te pierdes. 
 Será mi luna, tu fanal encendido.
 
 Te regalo mi capa, 
 mi capa de color grana. 
 Mi triste sonrisa 
 alzada en las ramas, 
 en los gallardetes, 
 en las banderolas. 
 Y te hago un vestido de un rojo amapola.
 
 Nana del marinero, 
 nudo de antojos, 
 que nadie te querrá tanto como yo. 
 Si ahora pudiese estar mirando tus ojos 
 iba a estar escribiendo aquí esta canción. 
 Esperaré. Y si no vuelves, 
 bajo el olivo me quedaré dormido 
 y viviré otras vidas prohibidas. 
 Al olvido del tiempo que añoro. 
 El que viví contigo.
 
 Mi caballo tordo yo te lo regalo. 
 Carbón, ramas secas. Soy enamorado. 
 Perdonarte quiero 
 más no tengo prisa. 
 Disculpa un momento, 
 que me desenredo.
 Sírvete entretanto 
 lo que te apetezca 
 Redimirte quiero 
 mas sin sobresaltos. 
 Destila el triunfo, sabor amargo. 
 Del seco fruto del desencanto. 
 Laurel del triunfo, sabor amargo 
 del seco fruto del desencanto. 

[Lista de canciones]  [Manolo García]  [Quimi Portet]  [Los Burros]  [Los Rápidos]  [Discografía]  [Rock Espańol]



Página principal del Ultimo de la Fila


Copyright © Nacho Lomas 1998