NIÑOS

Los niños juegan,
mordiendo el polvo de las jaulas
aprendiendo
el sutil arte cruel,
devorar y ser devorado
simulacro del juego
que algún día ha de hacerles perder
algo más que la cabeza
haciendo trampa

Niños..

Los niños llaman,
empuñando las armas,
los niños lloran,
matar o ser muerto
presagio de la pesadilla
que algún día
ha de robarles algo más que la inocencia
de una sonrisa

Niños...

Los niños bailan al compás
brutal de esta comedia
como si fueran parte
de un gran lugar vacío
la nueva poesía,
que algún día
ha de quedar destrozadas,
las alas mutiladas
de nuestros niños.

(Casanova-Nattero)