GRISES DE INVIERNO

El paisaje sigue fuera
como ya lo hemos visto
una y mil, y una vez
siempre a través
nunca de cerca
tan lejos como quisimos quedarnos
siempre dudando
si la noche echa al día
para no ver su espanto
para calmar su llanto
en la oscuridad.

Camina un camino ya hecho
los grises de invierno
te tiñen el alma
a través del mismo paisaje
siempre a través, una y mil,
y una vez.

La melodía sigue sonando
ya la has escuchado
una y mil y una vez
nunca fue nuestra,
tan ajena siempre
siempre a través.

Los grises de invierno son testigos
para recordarte una vez más
que sigues vivo, que sigues vivo
una y mil y una vez

Una y mil y una vez.

(Nattero- Casanova)