EL HOMBRE DE LA CALLE

El hombre de la calle
Atraviesa el temporal
Porfiado, de sombrero
Encorvado al caminar.
Se para frente al kiosko
Lo distrae un titular
Y sigue como siempre
Como todo en la ciudad.

No me hablen más de él
No me hablen más por él
Que yo lo veo en cada esquina
Y lo escucho en el café.

El hombre de la calle
Dice "no te aguanto más"
En medio del discurso,
Corre bruscamente el dial.
Él sabe que a ese hombre
Nunca lo verá en su hogar,
Ni el vino, ni la mesa,
Junto a él compartirá.

No me hablen más de él
No me hablen más por él
Que yo lo veo en cada esquina
Y lo escucho en el café.

El hombre de la calle
Sigue yendo a trabajar
Confiado, de sombrero,
Más allá de un temporal.
A veces compra un diario,
Se lo lleva para ojear
Las fotos del partido
En la página de atrás.

No me hablen más de él
No me hablen más por él
Que yo lo veo en cada esquina
Y lo escucho en el café.
No me hablen más de él
No me hablen más por él
Que yo lo veo en cada esquina
Y lo escucho en el café.

(Jaime Roos)