Concierto "la petrolera" Atlántida
20 de julio; por Víctor Nattero.


Partí rumbo a Atlántida junto a nuestro flamante manager a eso de las nueve de la noche del sábado. El clima estaba agradable, aunque se había anunciado lluvia para esa noche. No es de extrañar, cada vez que tocamos "La lluvia cae sobre Montevideo" llueve...

Probamos sonido, haciendo algunas canciones de la lista y medianamente sonaba bien. Para quien desconoce este detalle, el sonido interno, el de arriba del escenario, es el pulmón de la banda. Sin un sonido "bueno" uno no sabe donde está parado. Por suerte y a través de los años y malas experiencias con los sonidos de escenario, he desarrollado un "oído virtual" que me permite guiarme sin oír directamente a mis compañeros, por ejemplo con los movimientos de la boca de Juan, leyéndole los labios para saber, entre esa bola de graves incomprensibles, en qué parte de la canción estamos.
El concierto estaba pactado para la una de mañana. Como de costumbre, la puntualidad inglesa que caracteriza a las organizaciones, (aunque debo decir que la gente de "La Petrolera" es espectacular, el sonidista, el pollo, etc.) retrasó el concierto hasta más de las dos. El lugar estaba súper lleno y además, había gente afuera. Un público "TRAIDOR" cien por cien, esperando bajo la delgada lluvia.
Conecté mi guitarra al amplificador, sonó el conteo de "La profunda medianoche" y fui acomodando mi oído virtual a la bola de sonido.
Supongo que para el público sonó bien, pues cantaban todas las canciones. Personalmente, nunca me pongo nervioso antes de un show. Aunque sí, me preocupa el sonido, a veces me distrae de mi tarea. Una vez superada esa barrera todo anda bien.
Tocamos unas cuatro canciones (no recuerdo con exactitud), entre viejas y nuevas. Parece imposible desprenderse de "Juegos de poder" o "Viviendo en Uruguay". Aunque el público ya comenzó a corear algunos de los temas nuevos, es inevitable sentir, "toquen tal..." ó "hagan Montevideo agoniza". Está bien, son las reglas del juego y hay que complacer a quienes con el máximo de los respetos y haciendo un esfuerzo, aún nos siguen, cantan cada uno de los temas viejos y ... es que definitivamente, TRAIDORES pertenece a la gente.

Los temas fueron (en desorden):

-La profunda medianoche
-Maquina
-Flores en mi tumba
-La lluvia cae sobre Montevideo
-Juegos de poder
-Montevideo Agoniza
-Rebel circo
-Canción rebelde (nueva versión)
-Niños
-Viviendo en Uruguay (nueva versión)
-Fundas plásticas
-Primavera digital
-Sublime
-Ocio
-Sentencias
-Bailando en la oscuridad
-Viviana
-Radio Babilonia
-Caja mágica
-Crónica del sur
Y alguno más que no recuerdo...

Tras bajarme del escenario, varios chicos del público me preguntaron que había sucedido con mi ausencia en W. Lounge. Dijeron que tenían entendido que yo estaba enfermo o algo así. No estuve enfermo y de haberlo estado, lo más lógico hubiera sido postergar el show. Al carecer de información, pues vivo en Buenos Aires y la comunicación es prácticamente nula, la propuesta no estaba del todo clara y no logramos llegar a un acuerdo a tiempo. Éso fue lo que motivó mi ausencia. Me sorprendió bastante el hecho de enterarme por terceros, un día antes de aquel show, de que el resto de la banda iba a tocar igual sin mí. Desconozco como salió ese concierto. Poco me importa personalmente. Lo que si me importa es el público y me parece bastante irrespetuoso engañarlos anunciando a TRAIDORES y que yo no esté. Soy el compositor y el fundador de la banda y me he ganado el lugar en buena ley. De todas formas, el asunto está arreglado: hay TRAIDORES para rato.
Mi agradecimiento, una vez más, a quienes en este tiempo tan critico económicamente hicieron un verdadero esfuerzo y fueron a "La petrolera" a apoyarnos. TRAIDORES es de ustedes, no lo olviden.