Decimo aniversario..

    A 10 años de que esta banda tocó por primera ocasión en el desaparecido Salón Azteca del Centro Histórico, Rita Guerrero, vocalista y presencia central de la Santa, explica que los funcionarios de su compañía no fueron tan burdos para pedir cambios radicales, pero les iban a imponer un productor con gran curriculum como vendedor de discos sin ser músico respetado, "y al grupo le interesa tener enriquecimiento de parte de las personas con las que trabaja".

    Alejandro Otaola, guitarrista, específica que los ejecutivos de la disquera les pidieron 25 canciones y si no eran buenas las regresarían, "no entendían que lo que tenemos es lo que hacemos y no vamos a andar confeccionando para darle gusto a alguien que tiene una idea de cómo debemos ser, para nosotros ya son hits así como están y no vamos a cambiar por vender".

    Santa Sabina, como otros grupos, han cambiado integrantes en dos ocasiones pero no de concepto; desde sus inicios fueron diferenciados del resto de bandas por la riqueza de sus letras, fueron de los primeros en incluir performances, y lejos de montarse en la fama acuden junto a Café Tacvba y Maldita Vecindad a conciertos en beneficio de alguna causa.

    Para el próximo disco que grabarán de mayo a junio de este año, nuevamente van a incluir temas de Adriana Díaz Enciso y Jordi Soler, tal como lo hicieron en Babel, "hay una canción de Adriana, probablemente haya más, letras de Rita, pero la sorpresa es que incluimos un poema de Xavier Villaurrutia llamado Soledad".

    Cuestionados sobre la evolución del grupo, los músicos indican que su opinión no vale tanto como la de sus seguidores, "es difícil, pero a la distancia sí vemos evolución como seres humanos, el hecho de que tuvimos cambios en el grupo ha aportado y refrescado las ideas musicales, nos hemos dado cuenta que la música es más de la gente que uno mismo".
    "Como grupo somos también un medio de comunicación y tenemos que normarnos como un ser social íntegro, somos portavoces de una generación, hemos tomado responsabilidad al tomar posturas políticas y eso nos ha llevado a ser mejores".
    En apariencia estos 10 años no han pasado en balde para el movimiento de rock nacional, ya no son frecuentes las razzias en los conciertos y ha crecido el número de foros. "Una de las cosas que hay que destacar es nuestro apego a lo que queremos hacer y decir como músicos, tal vez hay muchos más espacios pero nunca habrá lo correspondiente a una ciudad tan grande como la que vivimos, hacen falta más espacios".
    Y Rita enfatiza las razones de porqué es necesaria hacer una fiesta para celebrar: "es difícil tener un grupo después de tantos años y el hecho de que hemos pasado por cosas fuertes, las relaciones humanas siempre son difíciles, pero finalmente lo bueno es lo que salva a la Santa y eso es la música. Cuando hacemos conciertos a favor de las comunidades indígenas estamos luchando por espacios para nosotros en las ciudades, ambos estamos sin espacios para desarrollarnos".

...Regresar a anterior...