La banda edita su segundo compacto
El grupo de 'reggae' Ke Rule reinventa el sonido de Jamaica en Euskadi

IGOR CUBILLO. Bilbao
La banda vicaina de reggae Ke Rule recupera en su segundo compacto, titulado ...Roots Rock Reggae, la tradición musical jamaicana, pero adaptada al gusto del público vasco por los ritmos tropicales. El septeto Ke Rule ha preferldo esta vez grabar con la discográficaca gipuzcoana Ohiuka, y adelantar la salida del disco, a esperar al final del verano para editarlo con una firma multinacional. El grupo no se ha arriesgado a pasar la temporada estival en silencio.

EL PAIS,sabado 28 de Junio de 1997

Roots Rock Reggae incita al oyente a vencer la resignación y a adoptar una actitud más positiva ante la vida, a la vez que llama a la solidaridad y clama por las libertades personales sus percusiones y sensuales cadencias estimulan al baile, pero sus composiciones, sin renunciar a la búsqueda del espaldarazo comercial, huyen de la pachanga para centrarse en ritmos más pausados. Entre las aspiraciones actuales del grupo, destaca el propósito de lograr la condición y el consiguiente reconocimiento como mejor banda reggae de España y dar el salto al mercado internacional.
Con tales metas en su horizonte, presumen de hurgar en las raíces del género, de buscar canciones "con mayúsculas" y huir del simple mimetismo. "Lo que no quiero es copiar a un grupo que ha copiado a otro que sale de la semilla. Yo escucho la base del reggae, la raíz, que es lo que realmente me gusta. Intento escuchar lo que oian Bob Marley, Peter Tosh o Alpha Blondy, y pasándolo por mi filtro, busco mi propio sonido", asevera Jon, el líder de la banda.
La hoja de marihuana, el pelo a lo rasta, una vestimenta desgarbada y la colorista bandera de jamaica son los estereotipos de la música reggae, unos tópicos reconocidos por el septeto. "Nosotros respetamos a todo el mundo. Eso sí, pasamos de la parte que no nos incumbe del reggae.No me importa el Haile Selassie y eso de que los negros pidan su vuelta a Africa. No defendemos eso. No miramos tampoco mal al que lo hace, pero en todo caso nosotros tendremos que reivindicar los problemas de nuestra tierra", explica el portavoz de Ke Rule.
Los origenes de Ke Rule se remontan a finales de 1993, cuando comenzaron una prometedora carrera que apuntalaron en los meses siguientes con la venta de multitud de ejemplares de su maqueta y abarrotando los locales en que actuaban. Este excepcional hecho auguró toda clase de éxitos y la euforia se adueñó del entorno del popular combo. Telonearon a UB4O, recibieron el apoyo de Los 40 Principales y, como colofón a su meteórica ascensión, las multinacionales del disco llamaron a su puerta. Pero el destino les tenía reservada una deplorable experiencia: Jon, guitarrista y compositor de los temas, vio como sus antaño amigos registraban aquellas composiciones como propias, le expulsaban de la banda y seguían su camino bajo el nombre de Ke No Falte. Para colmo, la nueva formación tituló su debút discográfico Ke Rule.
"Me afectó enormemente. Date cuenta de que montar un grupo y dar con un producto que funcione cuesta la leche. Me tiré seis meses como un majara. Todo el mundo me daba la espalda, se cumplió aquello de 'tanto tienes, tanto vales'. Entonces es dificil sacar fuerzas..", recuerda. "Yo me fui al monte, estaba todo el dia tirado en el monte, hacia parapente, puenting, me iba por ahí con unos colegas y sacaba la adrenalina. Fue un año de suicidio".' Así de palmario se sincera el músico bilbaíno.
Pero él no se resignó, levantó cabeza y logró vender 2.000 copias del primer compacto, Siénielo.Esa colección de canciones, grabadas y mezcladas en sólo dos días, sirvió de terapia de choque y reafirmación personal. Ahora con su vida rehecha, quiere que la gente escuche su música y se olvide de la desmembración del grupo primitivo.

Anterior. Prensa Siguiete