COMENTARIO DEL DISCO ANIMALADAS NOCTURNAS, en Postdata (octubre de 1994)

GALLOS HUMANOS. "Animaladas nocturnas". Monitor serie Ruta 66 Records.

Es este por sobre todo un trabajo conceptual. Y mas especificamente apoyado en las letras casi exclusivamente. La obstinada conjuncion entre un piano y una voz (7 temas en 11), no parece apostar al buen gusto rocker y muy mucho menos al jazzistico. Da la impresion de ser una obra pensada para -justamente- sorprender, cuando no molestar a quienes esperaban rock n'roll o jazz. La voz obsesiva, martillante, no es cantada. El cantante cede paso al voceador. Es más diría que renuncia a cantar y cuando "canta" (B4 "El temblor de mi cuerpo") mas bien con apasionada indiferencia deja caer unas notas que huyen de la afinacion. Los Gallos Humanos priorizan el mensaje de los textos. Potanciandolo a traves de una base musical austera, cuando no, deliberadamente pobre.
La tematica de los textos incursiona con fuerza en una especie de neo expresionismo surrealista apocalíptico, mortuorio, un "no past, no future, no present", con inflexiones de Ginsberg. No se percibe a los Gallos Humanos en pos de novedades, sino buscando re-traer el gran puntapie a la boca de la realidad (vista siempre como adversa), actitud tan cara a las mentalidades romanticas de todas las epocas, desde antes de Altamira hasta que el mundo sea mundo.
El suma, quien tenga una idea de lo que es pasar muchas madrugadas grabando en un estudio-caverna-utero, sabrá que hay que ser valiente para poner un huevo como Animaladas Nocturnas, y trazar una cruz personal, por estas diócesis.


(Eduardo Darnauchans)