EL CENTRO DEL INFIERNO

Sobre cualquier rostro puede el tiempo detenerse;
el mar desbordarse en gotas de cristales de lluvia;
ir desvistiendo estrellas sobre memorias dormidas,
como calles desiertas.

Son tus jaulas,
son tus huesos.
Son tus alas,
son tus besos.
Son tus jaulas,
son tus huesos.
Son tus alas,
son tus besos.

Sobre cualquier rostro el tiempo puede detenerse;
el mar desbordarse en gotas de cristales de lluvia;
ir desvistiendo estrellas sobre memorias dormidas,
como calles desiertas....

En el centro del infierno,
en el centro del infierno,
en el centro del infierno....
Son tus jaulas,
son tus huesos.
Son tus alas,
son tus besos.
Son tus jaulas,
son tus huesos.
Son tus alas,
son tus besos.

En el hueco de los cielos
puede el tiempo puede desalmarse;
como una mariposa mojada
inquieta en la noche,
ahogada en la luna de un bosque perfumado,
quemandose para siempre.

Son tus jaulas,
son tus huesos.
Son tus alas,
son tus besos.
Son tus jaulas,
son tus huesos.
Son tus alas,
son tus besos....
tus alas, tus besos.

En el centro del infierno.