LA BIOGRAFÍA


"Música caliente para el cuerpo y la mente". Así han contestado en alguna ocasión Los Especialistas cuando les piden que definan su trabajo en pocas palabras. Y, en efecto, de eso se trata, música sensual y arrebatada, de enorme poderío rítmico, cuidadas melodías y estribillos que atrapan; canciones hechas con la cabeza pero dirigidas a esas zonas vitales que se hallan entre el corazón y las caderas.

"Que me quiten lo bailao, que bailar es algo serio", dicen en "Rebotando", uno de sus temas más conocidos: para ellos, conseguir que el personal baile, en sus concierto o con sus discos, es objetivo prioritario. Pero nada que ver con "máquinas totales" ni megamixes con olor a bakalao, la de Especialistas es una invitación a gozar de los placeres de la danza en su sentido más ascentral, más primitivo; el baile como feliz manifestación del goce de los cuerpos sudorosos en movimiento, de ese impulso irresistible de sentir la alegría de vivir.

Para ello, Los Especialistas han bebido de las fuentes rítmicas más vibrantes y poderosas del planeta: África y el Caribe. En un viaje musical de ida y vuelta, con parada y fonda en los Monegros, Los Especialistas han perfilado un sonido perfectamente reconocible que aglutina influencias del soukous y la rumba centroafricana, el son cubano y la salsa, el zouk antillano y el reggae, el funk y el rai argelino, entre otros muchos y variopintos ingredientes de origen latino, africano y mediterráneo. "Nos sentimos más cerca de África que de Europa", alegan ellos, "al fin y al cabo, los moros estuvieron aquí ocho siglos y todos llevamos sangre africana en las venas".

Pero, en el fondo, su música no deja de ser pop, afrolatino y cosmopolita, sí, pero pop a fin de cuentas. Una exhuberante y canalla mezcolanza que surge como resultado de tener las orejas bien abiertas a todo tipo de referencias musicales: por citar sólo unos pocos nombres, Manu Dibango, Ray Lema, Salif Keita, Rubén Blades, Silvio Rodríguez, Peter Gabriel, King Crimson, Miles Davis, Khaled o Kassav son algunos de sus músicos favoritos.

La historia del grupo comenzó en Zaragoza, a finales de los 80, cuando unen sus fuerzas Santiago del Campo (voz, saxo y flauta), Ramón Marcén (guitarra), Fernando de la Figuera (guitarra) y César Navarro (bajo, tras diversas experiencias previas en bandas como Enferos Mentales, Gatos Locos o Acto Fallido. Se presentan a la primera edición del concurso medio Kilo de Rock, en la que quedan clasificados en tercer lugar; pero, para su sorpresa, es sobre todo la excelente acogida del público la que les impulsa a tomarse un poco más en serio lo que había empezado poco menos que como un experimento.

Una de sus maquetas cae en manos del conocido productor Paco Trinidad, quien rápidamente convence a la multinacional CBS/Sony para que fiche al grupo. Y en 1991 aparece su primer álbum, "Los Especialistas", que recibe magníficas críticas e incluye temas de impacto como "Wenda", "Cúbrele" o "Rey del mambo". Por desgracia, unos problemas legales con el autor de la portada hacen que la compañía retire el disco del mercado a los seis meses de su edición, frenando el prometedor arranque del grupo.

En vista de las circunstancias, deciden cambiar de aires y firman con otra multinacional, Polygram. Para entonces, el bajista César Navarro había abandonado la formación, que queda reducida a trío (aunque en directo se refuerzan con varios músicos). En el año 93, nuevamente Paco Trinidad en la producción, lanzan su segundo trabajo, "Vapor", un paso adelante que amplia el espectro sonoro y consolida sus posibilidades comerciales gracias a canciones como "Rebotando", "Amnesia", "Mientras quede color" o la que da título al disco.

Por otro lado, sus vibrantes conciertos acrecientan su reputación de grupo con un directo muy solvente. Representan a nuestro país en el festival "Printemps a Bourges", cerca de París, en el Midem de Cannes, donde actúan junto a Pablo Milanés; también realizan una gira por pequeños locales de diversas ciudades francesas. También han recorrido de norte a sur la geografía española, siendo destacables sus conciertos en la Expo 92 de Sevilla o en la Villa Olímpica con motivo de los Juegos de Barcelona 92, entre otros muchos.

En el año 95, marchan a unos estudios de Toulouse para grabar su tercer álbum, "Mundo mundial", producido por ellos mismos y su batería, el francés Laurent Castagnet. Además, cuentan con la participación de algunas reputados músicos franceses que han trabajado con gente como Ray Lema o Manu Dibango. El disco es un ambicioso y elaborado mosaico musical repleto de hallazgos y sugerencias, tremendamente variado en arreglos y ritmos, que se mueven entre el son cubano de "Brújula", el ritmo afrocaribeño de "Que no cunda el pánico", los aires norteafricanos de "Dígame usted" o peculiares visiones de la rumba ("Juanita y Manuel") o del reggae ("Con la lengua fuera"). De nuevo, consiguen críticas entusiastas y ofrecen algunos espléndidos conciertos, como en el Pilar del 95 o en el festivale Pirineos Sur del verano del 96, compartiendo escenario con el rey del reggae africano, Alpha Blondy.

Actualmente, Los Especialistas preparan las canciones del que será su cuarto álbum. La máquina se mueve... ¡VAPOR!